341

Heirlooms y landraces del Cannabis

Variedades, landraces, cultivares y cultígenos:

Como podemos pensar tras leer la primera parte acerca del movimiento, podemos considerar que las variedades de Cannabis heirloom son aquellas reliquias anteriores al desarrollo, introducción y expansión de los híbridos modernos, comúnmente preservadas por cultivadores, familias o en entornos regionales aislados durante generaciones. Estos cultivares son previos a la introducción del cultivo bajo luz artificial y de los híbridos modernos, lo que los los convierte en tesoros vivos de antaño.

No obstante, debemos distinguirlas de las comúnmente llamadas landraces de Cannabis. Vamos a hablar un poco acerca de estos diferentes conceptos de interés para todos.

Landrace: Es una población regional de una planta cultivada con un origen histórico, identidad propia y que carece de una mejora o selección sustancial como cultivar. Se trata de un biotipo local domesticado o en proceso de domesticación, tradicional y que ha evolucionado adaptándose de forma local y natural a su entorno gracias al aislamiento.

No debemos confundir en término ecotipo con biotipo. Un biotipo es una población que comparte un mismo genotipo (por ejemplo una raza particular de gatos o perros dentro de su especie), mientras que un ecotipo, sería un biotipo que resulta de la selección natural en un entorno determinado. Consideraríamos al ecotipo pues, como una población localmente adaptada y genéticamente distintiva sin domesticación alguna. Cuando el biotipo se cultiva de forma deliberada y se encuentra domesticada o en proceso de domesticación, debemos hablar de landrace. Ecotipos y landraces son conceptos similares, solo que uno se reserva para organismos domesticados y el otro no.

A pesar de que a veces se emplea el término “variedad tradicional” o “variedad criolla” para definir estas poblaciones de plantas, podría dar lugar a confusión con el término “variedad botánica” (en taxonomía, la categoría por debajo de especie y subespecie) o incluso con el concepto de variedad usado por las leyes sobre patentes y registros de obtenciones vegetales, donde se emplea como sinónimo del término “cultivar”. Por esta razón, preferimos y recomendamos el uso del término más preciso de cultivos o poblaciones criollas a falta de un termino adecuado en castellano para la palabra landrace.

Las landraces pueden provenir de cultivos de cientos de años de selección desde sus poblaciones silvestres originarias. Aunque también pueden ser producto de un cultivar más moderno que ha revertido su condición propagándose a la manera de las poblaciones criollas, aumentando así su acervo genético, variabilidad y adaptación a la zona.

Lo que ambas tienen en común es que con el tiempo se han adaptado a las condiciones locales de suelo, nutrientes y agua disponibles, altitud, clima, tiempos de maduración, etc. Por esto resultan muy adecuadas para cultivarse en sus lugares de origen, pues están más adaptadas a su entorno que cualquier otra variedad externa que se pudiese introducir en él.

1474431_587808804729537_2495178252734316636_n

Landrace tradicional del Pacífico.

Otra característica interesante de las landraces es que a lo largo del tiempo ha originado plantas con unas características bien definidas, a pesar de ser un grupo poblacional heterogéneo.

Las landraces se reproducen mediante polinización abierta, lo cual provoca que su principales características sean la diversidad, la heterogeneidad y la adaptabilidad o plasticidad genética para lidiar con todo tipo de presiones en su entorno como plagas, sequías o escasez de nutrientes en el terreno. De esta forma, solamente las plantas más adaptables sobreviven y son guardadas, por lo que en su desarrollo ha jugado un papel importante la naturaleza; aunque sin embargo guardan suficientes similitudes entre sí como para permitir su reconocimiento como grupo poblacional o incluso una denominación distintiva. La intervención del hombre en el proceso de selección es prácticamente anecdótica. Responden más a la adaptación a su entorno y las técnicas tradicionales de cultivo, podríamos considerar que todavía se encuentran en un proceso de domesticación total. Son los cultivares más ancestrales o primitivos de todos los usados por los humanos.

Las semillas de estas plantas criollas forman parte del patrimonio cultural de muchos pueblos, ya que generalmente se transmiten entre parientes o vecinos. Incluso en procesos de colonización, cada grupo étnico lleva consigo sus propias semillas junto con sus conocimientos acerca de dicha planta (siembra, cultivo, cosecha, conservación, uso, etc). Por tanto no solamente tienen un gran interés genético, sino cultural. De hecho, generalmente se identifica cada landrace con el nombre del grupo étnico o pueblo donde se originó.

Tenemos que tener en cuenta también que no existen especies salvajes de Cannabis. Al contrario de lo que muchos puedan pensar, las landraces no han aparecido solas en la naturaleza. En la mayoría de casos, han sido llevadas a esas regiones por las personas y por tanto eran inicialmente foráneas, aunque durante décadas o incluso siglos se han adaptado totalmente a ese ecosistema particular, originando un biotipo distintivo o landrace característica de la planta. Los posibles ancestros salvajes del Cannabis han desaparecido hace muchos miles de años ya, cuando los primeros humanos comenzaron a hacer uso de ellas y llevar a cabo una mejora genética de las mismas.

Variedades heirloom: Al contrario que las anteriores, estos son cultivares tradicionales preservados y seleccionados deliberadamente por el hombre para retener sus rasgos característicos. Son poblaciones más limitadas, estables y endogámicas también, con expresiones o fenotipos más distintivos y menor diversidad genética. Tampoco están unidos por definición a una región particular concreta y sus condiciones ambientales como ocurre con los biotipos o landraces.

Comúnmente también se conocen como variedades de polinización abierta pero no es del todo correcto, pues el origen del polen es siempre conocido, hay un proceso claro de mejora y la endogamia en esas poblaciones de números limitados favorece la homogeneidad genética para ciertos rasgos deseados. Es por esto que hay bastante homogeneidad en los cultivares heirloom, podrían prácticamente considerarse variedades puras y estables debido a la poca variación que muestran.

Las plantas cultivadas se parecen en prácticamente la totalidad de rasgos a sus padres, estos a sus abuelos y así sucesivamente. No hay una pérdida sustancial de calidad, pues el agricultor siempre selecciona las semillas de las mejores plantas y descarta las no deseadas o mediocres, en un proceso inconsciente de selección y mejoramiento genético.

Los cultivares heirloom de Cannabis serían tal vez aquellas primeras variedades o los primeros híbridos procedentes de la década de los 70, que se han conservado desde entonces generación tras generacion. Plantas como Eden Gold, Big Sur Holy, Early Girl, Pollyanna, Skunk, Original Haze, Afghani#1, Northern Lights, Blueberry, Deep Chunk, California Orange, Oregon Purple Thai, Kona Gold, Maui Wowie, G13, Big Bud y otras muchas podrían ser perfectamente consideradas como las pocas heirlooms de la vieja escuela (1970-1985) que sobreviven desde antes de la expansión de los híbridos modernos.

blueberry-3

Blueberry de DJ Short, una de las pocas variedades de la década de los 70 que siguen estando muy presentes entre nosotros.

Las landraces por otro lado, se caracterizan por la gran heterogeneidad genética y la selección o adaptación a las que se han visto sometidas responde a un proceso adaptativo natural, en mucha menor medida a la selección humana. Las variedades heirloom en cambio, son resultado de la mejora vegetal selectiva tradicional y consciente llevada a cabo por quienes la mantienen viva.

Un hecho curioso al respecto de todo esto es que si se plantan varios cultivares y se les deja desarrollarse libremente como harían en la naturaleza, sin intervenir ni proceso alguno de selección o hibridación con nuevos cultivares, con el tiempo esta población se irá estabilizando, adaptando a su entorno y convirtiendo en una nueva landrace diferenciable. Tal vez hagan falta 20 o 30 generaciones para que suceda, pero al final la selección natural será quien haga su trabajo y naturalice estas variedades. De alguna forma, logrando así invertir o revertir el proceso al que se han visto sometidas durante generaciones en manos de las personas que las han hecho cambiar.

Hoy en día es común que algunos granjeros orgánicos creen sus propias landraces locales, usando diferentes cultivares para añadir genes adaptables a su entorno y monitorizando el proceso durante años hasta conseguir su propia población autóctona diferenciada y bien adaptada a sus condiciones de cultivo.

También hay ejemplos comunes de la naturalización de variedades domésticas, como la llamada ditchweed norteamericana: plantas descendientes del cáñamo industrial que han permanecido tras la desaparición de las explotaciones y se han asilvestrado durante décadas, aclimatándose y cambiando con el tiempo. Estas poblaciones “escapadas” proceden de poblaciones totalmente domésticas y foráneas, que colonizan un ecosistema hasta el punto de mantenerse por sí mismas mediante su propia reproducción natural. En algunos casos, estas especies naturalizadas se pueden convertir en invasivas dadas las circunstancias adecuadas.

Esta ditchweed abunda en las cunetas y campos en algunas regiones de Estados Unidos que tradicionalmente producían estos cultivos de cáñamo industrial antes de la prohibición del Cannabis. O también en casos como los encontrados en la India y regiones circundantes a las laderas del Himalaya (Himachal Pradesh), en donde también se encuentran poblaciones que siendo inicialmente domésticas (para la obtención de flores psicoactivas, resina o medicamentos tradicionales), han escapado y seguido su curso durante décadas, cambiando con el tiempo y perdiendo todas las características que la mano del hombre había favorecido y seleccionado concienzudamente en ellas.

Una de las consecuencias más comunes de esta naturalización de los cultivares de Cannabis sería la pérdida de sus características más notorias. Por ejemplo la pérdida de potencia en las variedades psicoactivas o el empeoramiento de la calidad de la fibra o producción de semillas en las variedades no psicoactivas y de cáñamo industrial. Esto es algo común que ocurre cuando se preservan variedades por décadas sin cuidar la selección de carácteres para evitar su pérdida. Por ejemplo, el caso de veteranos cultivadores que llevan plantando semillas de las mismas plantas año tras año, sin preocuparse de mantener la calidad de la misma mediante una selección mínima.

Plantas naturalizadas en el valle de Yarkhun, Pakistán. Imagen: Mriko (Collective Vibes).

Cultígeno: Es una planta que ha sido deliberadamente domesticada, seleccionada y alterada por los humanos como resultado de la selección artificial y que no existe de esta forma en un estado salvaje en la naturaleza.

Es el caso de la mayoría de cultivares aprovechados por el hombre, por ejemplo el maíz, la patata dulce, la coliflor o el Cannabis por supuesto. Todos han evolucionado muchísimo desde un ancestro silvestre primitivo al que muy poco se parecen ya. En palabras de E. Small: “Los términos cultígeno y cultivar podrían ser confundidos. Un cultígeno es cualquier planta deliberadamente alternada o seleccionada para ser cultivada por las personas. Solamente un cultígeno que es reconocible y estable puede ser aceptado como cultivar“.

Todos los cultivares son cultígenos, aunque no todos los cultígenos son cultivares (solamente aquellos homogéneos y bien diferenciados, las “variedades” estables). Del mismo modo, no todos los cultivares son plantas heirlooms, sin embargo todos los heirlooms son cultivares y cultígenos también.

Así, podemos considerar por ejemplo la planta de maíz actual como un cultígeno, mientras que “Oaxacan Green” o “Strawberry” serían cultivares tradicionales de maíz y por tanto también heirlooms.

Maíz heirloom “Oaxacan Green” procedente de México.

Igualmente, existen diferentes variedades y landraces de maíz, como las Aztecas o Indias tradicionales, de las que han derivado la mayoría de cultivares posteriores.

Cultivar de maíz “Strawberry popcorn”.

 

Cultivares: El concepto de cultivar proviene del inglés Cultivated Variety (variedad cultivada). Se los define como un conjunto de individuos que presenta ciertas características comunes deseables que le son propias entre sí y sus descendientes, a consecuencia de la selección artificial. Son individuos con mucha homogeneidad genética, por tanto diferenciados, uniformes fenotípicamente hablando y estables (se mantienen constantes tras la reproducción de la misma).

Los cultivares muchas veces se originan y seleccionan a partir de landraces con alta diversidad genética, por esto las segundas son tan importantes, pues dentro de ellas se podrían encontrar nuevos parentales para mejorar genéticamente un cultivar o crear uno nuevo.

Todos convivimos con cultivares a diario, pues son las distintas variedades de plantas usadas en agricultura u horticultura. Las flores que han sido seleccionadas por su forma y color o las especies de hortalizas y frutas seleccionadas principalmente por su sabor, rendimiento o productividad. Podemos encontrar muchos de estos cultivares en nuestra frutería habitual, como por ejemplo los tomates Raf, manzanas Royal Gala o Granny Smith, bananas Cavendish, kiwis Hayward, melón Piel de Sapo, aguacate Hass, peras Conferencia, etc.

A pesar de que está muy extendido el término “variedad” para referirnos a los cultivares, no es demasiado preciso y sería conveniente adoptar el de “cultivar” para evitar posibles confusiones con el término de “variedad botánica”, en las que las características secundarias comunes tienen que ver con su adaptación ecológica y particularidades reproductivas, no con sus características de cultivo o mercado como en el caso de los cultivares.

En taxonomía, el concepto de variedad botánica implica un conjunto de plantas que presentan de forma natural ciertas características secundarias comunes entre sí y sus descendientes, aunque no como consecuencia de la selección artificial deliberada. Dentro de la taxonomía botánica es un término superior al de cultivar, justo por debajo de los términos de especie y subespecie. A modo de ejemplo, existen variedades de vides con bayas o uvas verdes, moradas o negras. Sin embargo a su vez, existen diferentes cultivares de variedades de uvas blancas o tintas. Esta diferenciación es de vital importancia y es algo que podemos ver de manifiesto en la viticultura:

Distintas variedades y cultivares comerciales de uva, cuyos nombres nos resultarán bastante conocidos.

La UPOV (Unión internacional para la protección de nuevas variedades de plantas) y el Registro Internacional de Nomenclatura de Plantas Cultivadas ofrecen protección a los obtentores vegetales y a distintas organizaciones que introduzcan nuevos cultivares en el mercado. Para esto, requieren que un cultivar tenga características únicas y distinguibles del resto: que sea uniforme y que sea estable. Para ello ha de retener estas características bajo la repetida propagación. Recordemos que esto es lo que diferencia a un cultivar de cualquier otro cultígeno no necesariamene estable u homogéneo.

Heirlooms y landraces de Cannabis:

El caso del Cannabis es bastante particular, pues es una especie vegetal que desde sus inicios ha estado ligada a los seres humanos y al aprovechamiento que han hecho de la misma. Igualmente, los ancestros del Cannabis doméstico ya prácticamente han desaparecido por completo. Entonces, sería recomendable conocer la diferencia entre landraces, heirlooms, cultígenos y cultivares. Podemos asumir que actualmente, las landraces son las poblaciones más antiguas y primitivas del Cannabis.

Desde que las primeras plantas de Cannabis silvestre fueron descubiertas y comenzaron a ser aprovechadas por el hombre de manera arcaica, numerosos biotipos surgieron en regiones muy diversas del planeta. A medida que las plantas, usos y técnicas de cultivo o aprovechamiento de las mismas evolucionaban, estos biotipos dieron lugar a landraces domesticadas y variedades heirloom de características variopintas según la diversidad de uso para el cual eran cultivadas.

Cultivar de Cannabis tradicional en una aldea Pigmea de Uganda. Imagen: Cowyeow.

Cabe destacar algunos casos en los que la planta ha sufrido una selección y mejora intensiva gracias a la especialización de los granjeros locales y a un uso muy concreto de la misma. Este puede ser el caso de la India, en donde había una gran economía alrededor de la ganja y su aprovechamiento para diversos usos (fundamentalmente psicoactivo y medicinal). Ha quedado constancia de gran parte de esto en el documento “Report of the Indian Hemp Drugs Commission, 1894-1895”, un estudio encargado por la Cámara de los Comunes en 1893, que estaban preocupados por los posibles efectos del extendido uso del cannabis en la colonia británica.

En este documento se recogen testimonios de todo tipo de personas relacionadas con la planta y su aprovechamiento. Se mencionaban curiosidades como la técnica de eliminar plantas macho para favorecer la calidad de las flores hembra o como los ganja doctors (poddars en hindi) se encargaban de vigilar las plantaciones para eliminar cualquier macho o planta hermafrodita que pudiese comprometer la calidad del producto final. También los hindúes fueron responsables de la dispersión del cannabis, sus técnicas de cultivo y costumbres por todo el mundo a través de sus rutas migratorias (por ejemplo Jamaica o África oriental).

Cultivo moderno de ganja en la frontera de Nepal y el Norte de la India. Imagen: elRubio.

Esto nos da una percepción de la gran especialización que alcanzó el cultivo del cannabis en la India. Como curiosidad, en el estudio se concluía que el uso moderado de la planta no tenía ningún tipo de efecto negativo físico, mental o social. Este estudio de más de 3000 páginas todavía se puede consultar en la web de la Biblioteca Nacional Escocesa, en la parte referente a la historia médica de la India Británica.

Otros casos destacados en los que se puede observar un aprovechamiento intensivo de landraces de Cannabis que ha favorecido a la creacion de cultivares muy concretos tuvo lugar también en la región del Hindu Kush. En Afganistán y Pakistán, los granjeros se especializaron en la extracción, aprovechamiento y producción de la resina de la planta (hachís) y hasta que Marruecos se posicionó como un importante productor global de hachís, estos dos países eran sin duda los mayores exportadores de resina de cannabis. Esto favoreció a que surgiesen las hashplants de Cannabis, plantas achaparradas y con gran producción de resina, adaptadas al clima árido de esa región.

Campo de hashplants para extracción de hachís en el valle de Yarkhun, Pakistán. Imagen: S.Razzeti.

En California, gracias al trabajo intensivo de selección y mejora de las landraces importadas durante los años 60 y 70 también surgieron cultivares muy específicos de plantas, con fines psicoactivos. Así, nacieron la mayoría de cultivares heirloom tradicionales y primeros híbridos de Cannabis de los que hablábamos antes (Northern Lights, Skunk, Haze, Big Bud, Blueberry, etc.), que aún hoy en día son el fundamento de las variedades modernas actuales.

En otras regiones como el sur de China, el Cannabis formaba parte importante de la dieta de muchos pueblos locales, que consumían sus semillas como fuente nutricional, en harinas, etc. Todo esto favoreció a que las landraces y variedades tradicionales de la región presentasen semillas de gran tamaño y calidad, así como buena fibra que era empleada en la producción de diferentes textiles y materias primas usadas localmente.

Esto demuestra como el hombre favorecido que los cultivares de Cannabis hayan seguido evolucionado, principalmente en función del uso concreto de cada variedad y cultura a partir de la selección de las primeras poblaciones de landraces más primigenias.

Así, surgieron esos cultivares especializados en la producción de flores psicoactivas (plantas de ganja indias), las plantas de hachís que surgieron en la región del viejo Turquestán y el Hindu Kush, las variedades con alta producción de fibra y celulosa para su aprovechamiento (variedades de cáñamo industrial), o también aquellas buenas de semillas que proveían un gran valor nutritivo y un buen retorno de aceite de cáñamo para todo tipo de usos como las que podemos encontrar comunmente en Asia Oriental.

Plantas tradicionales cultivadas para uso personal en un jardín de una aldea de Papúa Nueva Guinea. Joel Bouchier.

La erosión genética en el Cannabis:

En la actualidad ocurre con el Cannabis algo similar a lo ocurrido en otros ámbitos de la agricultura, con el maíz o los tomates híbridos por ejemplo. El impacto de la agricultura moderna con sus exigencias de producción, uso de herbicidas y el reemplazo de los cultivos tradicionales por otros comerciales introducidos ha favorecido a una pérdida de la diversidad genética en áreas con agricultura tradicional.

Esta pérdida o erosión genética es incluso más alta en las regiones donde las variedades tradicionales surgieron y fueron domesticadas. Todos estos cultivos tradicionales podrían ser fuentes importantes de diversidad genética para otros cultivares, convirtiendose en base para programas de mejora actuales o en el futuro.

Sin embargo en el caso del Cannabis esto sucede con una particularidad muy determinante, pues debido a la ilegalidad y persecución generalizada de la planta, esta erosión genética ocurre a un ritmo mucho más acelerado e irreversible. La mayoría de variedades de Cannabis han sido desarrolladas de manera clandestina y a pequeña escala por cultivadores experimentados y aficionados a la planta, no por verdaderos obtentores vegetales o botánicos con la formación, experiencia e infraestructuras necesarias para el fitomejoramiento de plantas.

Así, la mayoría de variedades o material genético empleado por estos cultivadores ha pasado de mano en mano y proviene de las mismas semillas que han sido importadas en el pasado, o de aquellos primeros experimentos realizados en California por los cultivadores y hippies que plantaban las semillas que encontraban en la marihuana o el hachís importado que obtenían.

Así surgieron los primeros híbridos, cuando la gente se percató de que la mayoría de landraces exóticas no maduraban fuera de su entorno tropical comenzaron a experimentar cruzando diferentes plantas entre sí (a excepción del hachís que proviene de Asia Central, la mayoría de países productores de marihuana se encuentran en regiones con climas tropicales o subtropicales: Colombia, México, Jamaica, Tailandia, Sudáfrica, etc). Al mezclar las semillas procedentes de Afganistán o Pakistán con otras más tropicales mucho más tardías, buscaban obtener plantas que conservasen la misma calidad pero que madurasen antes de la llegada del otoño y las heladas, permitiendo una cosecha favorable. Se estaban aplicando técnicas de fitomejoramiento tradicional al Cannabis de manera empírica.

De esos primeros híbridos norteamericanos y concretamente de varios cultivares que fueron importados a Holanda durante la década de los 80 (Haze, Skunk, Northern Lights, Mazar, Blueberry, Big Bud, etc), surgen absolutamente todos los cultivares modernos que podemos obtener aún hoy en día, lo cual nos permite hacernos una idea de la limitadísima variedad y diversidad existente. Posteriormente trataremos este tema de forma más detallada en varios artículos dedicados íntegramente a la historia de las variedades de Cannabis y los mal llamados bancos de semillas.

Esto evidentemente ha favorecido el detrimento de la diversidad genética encontrada actualmente en el Cannabis. Posiblemente la mayoría de variedades modernas compartan genes o estén emparentadas de un modo u otro, perjudicando la riqueza genética y adaptabilidad de la planta.

El hecho de que estos cultivares hayan sido desarrollados en la clandestinidad, generalmente bajo luz artificial y bajo un criterio que hasta el momento solo se ha preocupado de buscar la potencia psicoactiva (niveles altos de THC presente en las flores), precocidad o productividad agrava todavía más el problema.

Todo esto ha favorecido a una gran homogeneidad entre ellas y en este caso, esta homogeneidad puede ser negativa como hablábamos en el apartado de las variedades heirlooms y los híbridos de las hortalizas. Pues es en la diversidad genética donde se almacena también la plasticidad de las plantas y su posible resistencia a nuevas enfermedades, adaptabilidad a diversos entornos de cultivo, condiciones ambientales o plagas (rusticidad).

Podríamos afirmar que apenas conocemos el potencial de esta planta, ya que todo lo que conocemos hoy en día del Cannabis procede de una docena de cultivares de los cientos o miles que podrían haber existido en su momento.

Sin embargo a consecuencia de la ilegalidad de la planta, las universidades y organismos nunca se han molestado en preservar la riqueza genética de las distintas variedades de Cannabis. Las pocas poblaciones puras tradicionales que quedan han sido abandonadas, comprometidas por la hibridación y la clandestinidad o incluso erradicadas como en el caso de la agencia antidroga americana (DEA), que desde los 70 se ha dedicado a fumigar con herbicidas los cultivos tradicionales de diferentes regiones como México, Colombia o Tailandia para tratar de acabar con la exportación de marihuana a los Estados Unidos.

Al igual que sucede con cualquier otra especie vegetal, el día que su última semilla pierda su poder de germinación y su viabilidad, esta terminará desapareciendo. Por ello, el patrimonio y la diversidad vegetal de cualquier otra especie deben ser conservadas vivas.

Posteriormente, trataremos este asunto de manera más detallada en varias monografías sobre el Cannabis y sus biotipos y landraces tradicionales a lo largo del mundo, así como un artículo sobre preservación y conservación de variedades, en donde trataremos la preservación a largo plazo y mejora de las mismas, el aprovechamiento de las semillas y su conservación o la importancia de la reproducción asexual y la conservación de las plantas mediante clones.

 el Cannasseur 2015

copyscape-banner-white-110x36

 

El Cannasseur

Divulgador, investigador y fotógrafo.

341 Comments

  1. Pingback: Big clock parts
  2. Pingback: why outsource seo
  3. Pingback: local seo reseller
  4. Pingback: Big clock parts
  5. Pingback: white label seo
  6. Pingback: outsourced seo
  7. Pingback: white label seo
  8. Pingback: read more
  9. Pingback: get info here
  10. Pingback: Contractor
  11. Pingback: project management
  12. Pingback: why outsource seo
  13. Pingback: Visit Here
  14. Pingback: Visit Here
  15. Pingback: omaha lawyers
  16. Pingback: best seo reseller
  17. Pingback: get info here
  18. Pingback: seo services
  19. Pingback: builder
  20. Pingback: best seo reseller
  21. Pingback: outsource your seo
  22. Pingback: seo outsource
  23. Pingback: omaha attorneys
  24. Pingback: outsourcing seo
  25. Pingback: check it out
  26. Pingback: seo reseller plans
  27. Pingback: omaha attorneys
  28. Pingback: Omaha Attorney
  29. Pingback: Omaha Attorney
  30. Pingback: Montag law
  31. Pingback: Montag Law Office
  32. Pingback: project management
  33. Pingback: local seo reseller
  34. Pingback: More Info
  35. Pingback: google chatbot
  36. Pingback: why outsource seo
  37. Pingback: read more
  38. Pingback: chatbot online
  39. Pingback: omaha law firms
  40. Pingback: best chatbot
  41. Pingback: chatbot company
  42. Pingback: white label seo
  43. Pingback: bot
  44. Pingback: Visit Now
  45. Pingback: talk to ai
  46. Pingback: best chatbot
  47. Pingback: see this
  48. Pingback: chatbot company
  49. Pingback: chat bots
  50. Pingback: seo specialist
  51. Pingback: seo web design
  52. Pingback: More Information
  53. Pingback: Omaha lawyer
  54. Pingback: bellevue seo
  55. Pingback: seo marketing
  56. Pingback: chat bots
  57. Pingback: seo specialist
  58. Pingback: chatbot online
  59. Pingback: bots
  60. Pingback: omaha seo expert
  61. Pingback: seo consultant
  62. Pingback: omaha seo services
  63. Pingback: accident lawyer
  64. Pingback: talk to ai
  65. Pingback: seo services
  66. Pingback: build a bot
  67. Pingback: ecommerce seo
  68. Pingback: local seo services
  69. Pingback: facebook chatbot
  70. Pingback: seo agency
  71. Pingback: bellevue seo
  72. Pingback: chatbot company
  73. Pingback: bellevue seo
  74. Pingback: omaha seo services
  75. Pingback: chat bots
  76. Pingback: chatbot online
  77. Pingback: large clock hands
  78. Pingback: More Information
  79. Pingback: asiatic sourcing
  80. Pingback: chat bots
  81. Pingback: parts for clocks
  82. Pingback: china wholesale
  83. Pingback: chatbot consulting
  84. Pingback: seo firm
  85. Pingback: China outsourcing
  86. Pingback: ecommerce seo
  87. Pingback: china sourcing
  88. Pingback: china suppliers
  89. Pingback: seo firm
  90. Pingback: seo firm
  91. Pingback: seo omaha ne
  92. Pingback: chatbot agency
  93. Pingback: Clock repair parts
  94. Pingback: china wholesale
  95. Pingback: chinese sourcing
  96. Pingback: clock accessories
  97. Pingback: china suppliers
  98. Pingback: seo firm
  99. Pingback: clock dials
  100. Pingback: read more
  101. Pingback: sourcing in china
  102. Pingback: how to make a bot
  103. Pingback: Learn More
  104. Pingback: Learn More
  105. Pingback: seo strategy
  106. Pingback: ecommerce seo
  107. Pingback: china suppliers
  108. Pingback: Big clock parts
  109. Pingback: seo marketing
  110. Pingback: bellevue seo
  111. Pingback: asiatic sourcing
  112. Pingback: clock Hands Repair
  113. Pingback: asiatic sourcing
  114. Pingback: Clock making parts
  115. Pingback: asiatic sourcing
  116. Pingback: Lawn Barber
  117. Pingback: read more
  118. Pingback: asiatic sourcing
  119. Pingback: seo consultant
  120. Pingback: metal hands
  121. Pingback: clock manufacture
  122. Pingback: Learn More
  123. Pingback: China outsourcing
  124. Pingback: Clock making parts
  125. Pingback: chinese sourcing
  126. Pingback: Check It Out Here
  127. Pingback: learn more
  128. Pingback: click here
  129. Pingback: read more
  130. Pingback: more info
  131. Pingback: wireless products
  132. Pingback: GPS Receiver
  133. Pingback: learn more
  134. Pingback: wireless products
  135. Pingback: PA systems
  136. Pingback: more info
  137. Pingback: auto sync clocks
  138. Pingback: Check It Out Here
  139. Pingback: more info

Deja un comentario